Campaña en apoyo al pequeño comercio.

Una campaña compuesta por cartelería adaptada a los diferentes tipos de soportes de publicidad y de folletos explicativos de un nuevo sistema de comercio en el que los clientes reciben descuentos por sus compras y los comercios reciben más flujo de público. Una campaña diseñada para buscar en todo momento la interacción con el público.

Los colores elegidos para la campaña fueron tres, naranja, color que atrae, pone en alerta y provoca alegría, haciendo que el público no deje pasar más tiempo; azul, color sinónimo de confianza y seguridad, color que se relaciona con temas financieros; y por último se optó por el verde, el color de la esperanza.

  • Cliente: FECOM